LA MUERTE DE JULIA DE BURGOS Y EL GOBIERNO DE EEUU

Julia de BurgosSAN JUAN, Puerto Rico, 29 de julio de 2014 (NCM) – Una investigación histórica y el trabajo de un periodista han hecho tambalear la creencia generalizada sobre la muerte de la escritora Julia de Burgos, ocurrida en 1953, lo que provoca una nueva mirada a los archivos del Buró Federal de Investigaciones y otros documentos relativos a aquella época turbulenta, tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico.

Ahora cobran fuerza las informaciones de que la propia escritora, destacada en las luchas nacionalistas y de solidaridad revolucionaria internacional, no murió deambulando alcoholizada en las calles de Nueva York, sino que fue víctima del uso cuestionable de la ciencia y que ella misma intentó alertar sobre lo que le estaba ocurriendo en un centro de experimentación en el que estuvo recluida.

Así las cosas, el caso de la laureada poeta puertorriqueña no está enmarcado en las desdichas personales comunes sino en toda una serie de hechos documentados por el FBI con respecto a las persecuciones y acosos de comunistas y nacionalistas puertorriqueños. De igual forma, documentos del Senado de EEUU dan un marco sobre el tipo de experimentaciones que se llevaban a cabo en universidades y hospitales por parte de los organismos de inteligencia del Estado en los tiempos en que sufrió y murió Julia de Burgos.

El resurgir como objeto de estudio e investigación del caso de la poetisa cobra relevancia particular por lo que revela sobre el mundo subterráneo que ayudó a que EEUU implantara con aires triunfales  en Puerto Rico un régimen autonómico. Reaparece el tema ahora cuando esta pequeña nación caribeña se encuentra atascada como un viejo buey en un pantano.

Sin embargo, esas nuevas informaciones todavía están lejos de esclarecer todos los hechos. Faltan muchas piezas, entre las cuales está lo que tenga la Ciudad de Nueva York de los récords de la institución que fue escenario principal del drama, el Goldwater Memorial Hospital, ubicado en Welfare Island.

Los nuevos rayos de luz sobre lo que aconteció en aquel hospital han emanado de la investigación de la historiadora Grisselle Merced, quien revisó la correspondencia inédita de Julia. En la tesis, producida para el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, la doctora documenta cómo Julia, aquejada de un mal hepático crónico, se prestó a principios de 1953 para que experimentaran con ella “un nuevo tratamiento poderoso con hormonas”.

Pero aquel ánimo y su entusiasmo por “los millares de seres que se beneficiarán en el futuro de mi caso experimental”, en pocos meses cambió por las cosas que vivió en la sección aislada del hospital en que se llevaban a cabo los experimentos. A principios de mayo, expresó preocupada en una carta “creo que lo que quieren es que me acabe de volver loca”.

A mediados de ese mes salió del hospital y, según las cartas estudiadas por la doctora Merced, se había unido a la organización Alcohólicos Anónimos y trató de rehacer su vida.

En una entrevista concedida al periodista especialista en temas culturales Jorge Rodríguez, del periódico El Vocero, su hermana Angelina relató que la echó de menos a principios de julio cuando no se presentó a su cumpleaños. Comenzó a buscarla, primero donde vivía y luego en hospitales y hasta en el depósito de cadáveres, donde la reconoció a principios de agosto.

En su búsqueda, Angelina fue reconstruyendo lo que pasó y encontró –según la entrevista- que Julia salía de trabajar en un recital cuando se mareó, le robaron la cartera y se desmayó frente a un hospital entre las calles 105 y 106 de Manhattan. Creyéndola una borracha callejera no la quisieron atender y la policía fue con ella al Harlem Hospital, donde se certificó su muerte de pulmonía lobular, es decir, bacteriana.

Era el 6 de julio de 1953, fecha en que por casualidad, en Washington era sometido a interrogatorio otro defensor de la independencia de Puerto Rico, el pintor Rockwell Kent, quien era objeto de investigación del Congreso por vínculos con los comunistas.

“No fue un accidente”, afirmó la doctora Merced sobre la fecha del fallecimiento y recordó que en otra de las cartas encontró que las autoridades del Goldwater Memorial le habían anticipado que en julio se sabría el resultado del experimento.

Fue precisamente en 1953 cuando, según investigaciones posteriores del Senado de EEUU, comenzó una operación de gran escala de experimentación científica de la Agencia Central de Inteligencia, que incluyó casi 150 proyectos y en la que participaron 86 universidades e instituciones, además de 12 hospitales.

En los expedientes del FBI en los que aparece el nombre de Julia de Burgos, se resaltan también informes confidenciales sobre las denuncias de que en Puerto Rico se torturaba con rayos electrónicos a Don Pedro Albizu Campos y de que se sometía a experimentos con hormonas a miembros de su Partido Nacionalista que estaban en prisión.

Eran tiempos de persecuciones y presiones bajo cuerdas. En uno de los folios, por ejemplo, el analista de inteligencia del FBI dio relevancia a los intentos, desde EEUU, para convencer a los comunistas de Puerto Rico de que buscaran formar una alianza anti imperialista y por la independencia. La alianza propuesta sería con nacionalistas, el Partido Independentista y el oficialista Partido Popular Democrático, que era el que precisamente protagonizaba las persecuciones y promovía la implantación del Estado Libre Asociado.

En septiembre de 1953, el analista del FBI no salía de su asombro por la guardia de honor comunista en el funeral y que esa formación fuese a publicar sus poemas. “No se conocía –dice el documento- que Julia de Burgos fuera un miembro del Partido Comunista de Puerto Rico”.

Algo no cambiarán las investigaciones. Es que en aquel 6 de julio de 1953, allá por “la 106” de “cielo rosa carmesí”, como habría dicho su amigo el también poeta Clemente Soto Vélez, Julia salió llena de ganas de vivir y de “ver el eje de su sol”.

 

Esta nota es cortesía del medio de noticias NCM. Es un artículo de la serie «NCM julia de burgos» por el periodista puertorriqueño Jesús Dávila. Además sus notas son acompañadas con la siguente aclaración: NCM Noticias es un sistema global de distribución informativa que no está afiliado a ningún otro interés, sea económico, institucional o político, ni es subsidiario de organización, entidad o gobierno alguno. La Política editorial de NCM Noticias es exclusivamente la difundida en sus editoriales y promueve el pacifismo, la justicia y la libertad de los pueblos sin ataduras doctrinales. Los medios, eragencias y demás sistemas que difunden notas de NCM Noticias lo hacen con completa libertad y tienen sus propios puntos de vista y sus propias políticas editoriales.

Anuncios

Un pensamiento en “LA MUERTE DE JULIA DE BURGOS Y EL GOBIERNO DE EEUU”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s